IMG_3703.jpg

Proyecto Calco, con el artista

Moisés Londoño

Objetivo

 

La socialización del proyecto Calco con el grupo Guayacanes, tuvo como objetivo adentrar a la población de adulto mayor en el placer que conlleva la observación y el dibujo detallado de las palmas de sus manos. A través del calco, se trató de acercar a las personas a la particularidad de sus propias manos, la observación y seguimiento de líneas que las recorren, las huellas que cargan y a comentar sus historias de vida. Articulando su pasado y presente en una acción laboriosa sobre un dibujo en mediado formato y de largo aliento. Reconociendo además en ello, la gestualidad de sus comportamientos, temperamentos y cuerpos a la hora de entrar en este dispositivo de trazo y oficio temporal con la imagen.

 

Alcance

 

  • 15 participantes del grupo Guayacanes de Prado Centro

  • 3 Sesiones

  • 1 jornada de socialización y toma de fotografías de las palmas de las manos

  • 2 jornada proceso de calcado

  • 3 jornada finalización del calcado y reflexión a través de las frases de las participantes

 

Durante tres días de sesiones de dibujo con el grupo Guayacanes (Prado-Centro) se desarrollaron reflexiones sobre el reconocimiento de la imagen propia a través de un proceso de calco. 

En la última sesión se socializaron las diversas fases de trabajo que se llevaron a cabo y pudimos dar cuenta que a partir del detalle se puede visualizar de manera diferente nuestra relación con el otro y con nosotros mismos.

 

Antecedentes

 

En cuanto a práctica en educación artística, el proyecto Calco busco generar lo que está llamado una temporalidad artesanal. Dada a través de una acción que es inicialmente sencilla, pero que en la medida que se repite y mejora va acercando a las personas a aspectos en la imagen como el detalle, las tonalidades y la composición; con el tiempo el calco va volviéndose extremadamente detallado, y trae consigo una gran cantidad de decisiones plásticas y adelantos técnicos o tecnológicos para hacerse cada vez mejor.

 

Poco a poco, la posibilidad de hacerlo mejor y el entrar en un estado de observación sostenida de la imagen, va haciendo que este tiempo artesanal aparezca. Dejando de lado por momentos la finalización de la imagen y haciendo que las personas se centren en el placer de hacer y observar: detalles, estructuras o formas, que en su manera cotidiana de observar los objetos, texturas o imágenes no ven.

 

Actualmente, hemos desarrollado el proyecto con dos tipos de comunidades. Por un lado, estudiantes de colegio: trabajando con ellos el calco de la misma imagen varias veces en formatos medianos, y usando imágenes que van desde la arquitectura de sus espacios cotidianos y los objetos que usan con frecuencia, hasta fotografías de alto detalle de ellos mismos y sus compañeros. Por otro lado, con grupos de artistas y de estudio en educación artística, usando imágenes de formatos más grandes: paisajes tanto urbanos como rurales, y de texturas de objetos en diferentes materiales. Encontrando cada vez más, una importancia en asuntos técnicos y emocionales con la imagen y los dispositivos de calco: como la escala de la imagen, las formas de interfaz y luz y sobre todo la empatía de las personas o grupos poblacionales con ciertos tipos de imágenes. Motivo por el cual, la escogencia de la misma es fundamental según, el grupo, sus intereses y lógica de trabajo.

 

En suma, el proyecto se trata de generar unas prácticas de temporalidad, oficio y observación como ejes importantes de la creación y la educación artística. Además, a medida que lo hacemos el proyecto nos propone reevaluar formas de enseñanza y acercamiento al dibujo. Pues vemos como el proceso se opone a algunos supuestos del calco como trampa y del buen dibujante como aquel con una habilidad, que algunas veces se considera innata, para copiar la realidad.

Fotografías