Lo que se viene

Comunicar para crear comunidad


La construcción de una ciudadanía más activa y participativa pasa no solo por el hecho de que esta reciba información y la analice de manera crítica, sino que es clave que cada sujeto aprenda y se le permita comunicar. En este sentido, no hay que quedarse solo con el concepto de información, el cual, de alguna manera, implica solo un proceso de difusión unidirecccional en el que se busca solo la trasmisión y no la transformación.


Por eso, la clave en los procesos de cambio social es la comunicación, entendida desde su sentido etimológico: la puesta en común, el vínculo entre las personas que, como lo plantea el comunicólogo mexicano Jesús Galindo Cáceres, hace “referencia al intercambio de acciones que modifican la organización y la percepción de, por lo menos, dos sistemas de acción en contacto”.




Ausencia de comunicación


Si lo que queda en una sociedad es solo una avalancha de información y una ausencia de comunicación, se abren los caminos para la violencia (como forma común de incomunicación) y la dominación de unos sobre otros (como forma de no comunicación).


Cuando solo se busca que solo prevalezca un sistema de información en los procesos sociales, es decir, una mirada sobre el mundo, una única verdad, lo que realmente sucede es que, en el fondo, se está silenciando a otro quien, en muchos casos, solo tiene como opción para sobrevivir la subordinación, ya sea porque desconoce otras posibilidades o porque si las menciona en voz alta, es aniquilado.


Para conocer más sobre este tema, te invitamos a leer el artículo ¿Cómo evitar regímenes autoritarios?


Esto lo han planteado autores colombianos como Cristina Rojas y Jesús Martín Barbero quienes han dado cuenta de cómo la exclusión y la falta de reconocimiento de las diversas posturas e ideas, es decir, la ausencia de la comunicación solo ha dejado dolor y, para argumentar esta postura, dan cuenta de la historia de Colombia en tres momentos:


1. La creación de un Estado en cuyos discursos fundacionales la exclusión de los indígenas, los negros y las mujeres fue radical. Aquí la diferencia era afirmada únicamente en su irreductible y negativa alteridad. Para Cristina Rojas, "en la Colombia del siglo XIX la identidad nacional se construyó con base en la imagen de la civilización europea en contraposición a la barbarie de los grupos indígenas, mestizos, mulatos y negros".


2. La formación de una sociedad en la que la exclusión del pueblo, o sea las mayorías, se ha legitimado desde la colonia, en su carencia de inteligencia tanto como de propiedad. Y, además, se cimentó en una concepción del mestizaje como proceso de "blanqueamiento de las razas inferiores"


3. El dominio por tanto tiempo (específicamente a partir de la segunda mitad del siglo XX) de dos partidos o dos posturas políticas que se concibieron a sí mismas como mutuamente excluyentes, imposibilitó el espacio común y la cabida de otros relatos con visiones del mundo diferentes.



Todos estos hechos tienen algo en común: la negación de la comunicación, de la posibilidad de entenderla como un sistema abierto de interacciones que se da en un contexto determinado y parte del reconocimiento de la diferencia, de la distancia y, por en medio de esto, entender la necesidad de la aproximación, de la vinculación.

Es en la comunicación donde se gesta la transformación, porque permite el encuentro entre personas que tienen perspectivas diferentes, pero que, a través del diálogo, pueden buscan construir un sentido o un propósito común.


Es importante posibilitar la existencia de sistemas diversos de información, en otras palabras, de múltiples versiones del mundo, de relatos sobre la existencia, que cooperan, colaboran y permitan que la percepción de las personas no se limite y que pueda tener varios referentes para elaborar sus propias representaciones de la realidad, pero sin perder de vista el objetivo de la construcción de la equidad o, en palabras de Jesús Galindo Cáceres, de “comportamientos democráticos, dialógicos, dialécticos, de la convivencia de los diferentes”.



Cambio social

"El sentido básico de la alfabetización sea aprender a escribir su vida como autor y testigo de su historia: biografiarse, existenciarse, historizarse" Paulo Freire.

Uno de los aspectos fundamentales para la transformación social y la búsqueda de sociedades más justas, es la apropiación de los medios y de la palabra, lo que significa trabajar en la formación para que las personas “desarrollar la capacidad propia, comunitaria y colectiva, de adoptar la comunicación y sus medios como un proceso coadyuvante de las luchas sociales", como lo plantea Gumucio Dragón.


Para lograr esto, es clave que en los procesos formativos se vuelva al sentido que le dio Paulo Freire a la alfabetización pues para él, aprender consiste en saber pronunciar la palabra propia y crear relatos en donde se afirmen las diversas identidades.


Como lo plantea también Jesús Martín Barbero, "para ser reconocidos necesitamos contar nuestro relato, pues no existe identidad sin narración ya que ésta no es sólo expresiva sino constitutiva de lo que somos. Tanto individual como colectivamente, pero especialmente en lo colectivo, muchas de las posibilidades de ser reconocidos, tenidos en cuenta, contar en las decisiones que nos afectan, dependen de la veracidad y legitimidad de los relatos en que contamos la tensión entre lo que somos y lo que queremos ser".


Por eso, hay algunos principios que propone la comunicación para el cambio social, que son claves para entender la relación entre comunicación y participación ciudadana y que se deben tener en cuenta si quiere empoderar a las personas para que creen cambios en sus comunidades, como lo describe el pensado boliviano Alfonso Gumucio Dragón:


1. Apropiación del proceso y de los contenidos comunicacionales

En los procesos de formación en comunicaciones se promueve un proceso de interacciones desde el conocimiento que nazca en la comunidad, desde la acción colectiva, y no desde la imposición de una información.


2. Generación de contenidos locales que no ignoren las particularidades de cada cultura

En este trabajo de la comunicación se busca fortalecer lo comunitario y que sean las personas los agentes de su propio cambio, por eso, el proceso debe partir del diálogo, ser horizontal y valorar las información y conocimientos que están al interior de estas comunidades.


3. Fortalecimiento del saber comunitario y del intercambio de conocimientos en condiciones equitativas

La comunicación aquí es dialógica, buscar rescatar las historias de cada comunidad, pero también promover el debate, la discusión y el pensamiento crítico alrededor de las realidades que se tienen. Es desde cada territorio de donde deben provenir las propuestas de acción.


4. Usos de la tecnología dimensionados de acuerdo con las necesidades de cada proceso

Lo más importante es el proceso comunicativo y no el aparato que se utilice y cuando sea necesaria una herramienta, debe ser pensada según el contexto de cada comunidad. Desde la comunicación alternativa, sin embargo, también se ha hecho énfasis en el posibilitar que desde cada territorio se pueda crear sus propios medios de comunicación, teniendo en cuenta que aquellos más vulnerables no tienen ninguna posibilidad de acceder a los medios de información del Estado o de la empresa privada.



Para conocer un ejemplo de un proyecto de comunicación para el cambio social, te invitamos a conocer la propuesta de Casa Tres Patios: Voces Jóvenes en Tiempos de Crisis, y los videos, resultado de este ejercicio.





Por último, es clave que la formación en comunicación entienda la importancia de afirmar y amplificar las voces de las comunidades para que estas puedan participar de la esfera pública, por eso parte de la promoción del diálogo, de hacer conciencia en las comunidades para que se empoderen del quiénes son, de cuáles son sus necesidades y qué es lo que necesitan para resolver sus problemáticas. Asimismo, es importante el acceso a información, y educar en la lectura crítica de los mensajes que se reciben para que haya apropiación del conocimiento.


Para conocer más sobre esto, puedes leer el artículo "Por un sano escepticismo con la información"


Aquí el acceso a información y la apropiación de la comunicación permite, entonces, identificar de manera colectiva inequidades, injusticias y fortalezas para encontrar soluciones o poder expresar estas demandas, porque finalmente la comunicación, entendida desde el cambio social, es una forma de empoderamiento de las personas para que puedan demandar sus derechos e influenciar las políticas públicas que los conciernen y así no verse subordinados frente a las relaciones de poder existentes, sino cuestionarlas e invertirlas.




Lo que ya pasó
Búsqueda por tags 
Más Patios por aquí
  • Vimeo Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square